Google activa el cifrado en Gmail, causando problemas de envío de correos con destino al Gobierno Vasco entre otros destinos.

Hace unos días intente enviar un email a través de una cuenta de Gmail y el navegador Chrome a un email del dominio euskadi.eus. Era un email que tenía cierta urgencia por enviar. Creía que ya lo había enviado y que me podría olvidar del tema. Al de unos días y después de creer enviar unos emails mas (no llegaron), llamo a la persona a la que se lo había enviado (muchas gracias a su paciencia y a la del equipo) y me dice que no había recibido nada. En ese momento casi me da un mal, pues he redireccionado algunas cuentas de correo de mis negocios a mi cuenta de Gmail. Se encendió la luz roja, ¿Tendría que cambiar mi forma de trabajar?. Mandé la incidencia al foro de Gmail y no pudieron darme una solución. Me seguía saliendo el dichoso candado rojo.
https://productforums.google.com/forum/?utm_medium=email&utm_source=footer#!msg/gmail-es/sLTD_Aiwzjo/z5YoHGuCFAAJ

Imagen del candado

Candado que aparece cuando gmail no puede enviar el email

 

Así que decidí coger el toro por los cuernos y con la inestimable ayuda de Venan Llona nos pusimos manos a la obra. Empezamos a hacer todo tipo de pruebas. Si enviábamos desde Chrome con la cuenta de Gmail, no llegaba nada, si hacíamos lo mismo desde otro navegador también pasaba lo mismo. En un momento dado decidimos hacer la prueba desde un cliente de Correo electrónico y Eureka!, funcionó. Busque por la red y efectivamente, Gmail había cambiado la encriptación de sus mensajes.

Imagen de destiantarios

Destinatarios que no pueden recibir tu email enviado por gmail

 

 

 

 

 

 

http://www.infobae.com/2016/02/10/1789026-gmail-avisara-cuando-un-mensaje-sea-inseguro
https://www.google.com/transparencyreport/saferemail/tls/?hl=es-419

Google intenta enviar la información ahora de manera cifrada. Algunos servidores de correo institucionales no admiten ese tipo de cifrado y sus sistemas de protección perimetral simplemente los bloquean sin previo aviso al destinatario (ni tan siquiera son tratados como SPAM, sino que directamente se rechazan sin avisar al remitente). La solución al misterio era que al hacer el envío desde el cliente de correo, el mensaje no se encripta y se puede recibir (en este caso utilizamos el cliente nativo de Apple, Mail, pero supongo que con otros clientes sucederá lo mismo). Problema solucionado, pero el mal rato que me pase no me lo paga nadie.

 

El mejor consejo para que tus correos no se vean rechazados por el destinatario ni bloqueados por los sistemas de protección son:

* Pon un asunto “entendible” que tenga que ver con el contenido del mensaje y que sea “procedente” y que no parezca un spammer (las palabras, oferta, venta, gratis, …. suelen ser de ese tipo).

* Intenta no añadir imágenes al correo y menos aún en la firma, sobre todo si son imágenes externas, directamente algunos sistemas los bloquean.

* Si añades un adjunto, cuidado con el tipo de adjunto, es mejor que vaya comprimido (formato ZIP es el más estándar), los PDF no suelen dar problemas, pero cuidado con el tamaño del mismo, puede saturar la bandeja de entrada del destinatario o perjudicarle en movilidad. El adjunto, por supuesto nunca debe de tener una extensión “peligrosa” ni llevar varios puntos “.” en el nombre o caracteres extraños, nunca un .PIF, .EXE, .COM, .BAT, …

* Si añades un enlace, describe lo que contiene el enlace de manera que el destinatario sepa que si hace clic sobre él, a dónde le va a llevar y permite que vea el destino final, de manera que no entre a una web “peligrosa”. Cuidado con poner una descripción que parezca que va a un dominio y que el enlace lleve a otro, huele a trampa.

Finalmente, se nos olvida que el objetivo del correo es transmitir un mensaje. Redáctalo con Saludo, introducción, contenido y despedida, y si necesitas una confirmación de recepción, escríbelo, de manera que el receptor sepa que tiene que contestarte.

La mayoría de las personas actualmente reciben sus correos en movilidad, no utilices formatos complicados ni HTML en el mensaje, siempre “menos es más”. Es más importante que lean tu correo y que esté correctamente redactado y “aseado” que no muy florido y que pueda ser leído por cualquier cliente de correo.

Post escrito por Venan Llona y Julio Usandizaga de la Asociación Internet Euskadi Elkartea en modo colaborativo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: